Lunes, 04 de agosto de 2008

Raúl Cornejo Coa

 

Eran los días previos al inicio de clases en los colegios y estaba concentrado anotando algunos artículos escolares que me faltaba comprar para mis hijos y hacía un presupuesto tentativo de los posibles gastos; cuando de pronto mi púber hijo, que estuvo observando mi accionar, me sacó de mi ensimismamiento, diciéndome:

-      Papá, en la televisión han dicho que la educación es gratuita. ¿Y entonces, porque tienes que gastar tanto?

 

Ante tal interrupción, por poco le respondo con una interjección cualquiera, reacción casi común de los adultos estresados, ante las inquietudes de los hijos menores, más aún si nos interrumpen en nuestras cavilaciones, pero, me contuve. Volví hacia él la mirada y pude ver en sus ojos  la profundidad de su pregunta. Y es que realmente se le notaba una duda que debía ser aclarada.

 

-      Escucha hijo.- le dije - efectivamente en nuestra Constitución Política se afirma que la educación es gratuita, porque el Estado paga los sueldos de los profesores y construye los colegios, pero aún así, los padres tenemos que hacer muchos otros gastos más para asegurar la educación de los hijos.

-      ¡¡¡Entonces la educación no es gratuita!!!- sentenció enfáticamente, con esa sencillez con la cual los niños conceptúan las cosas, retirándose raudamente.

 

Y me dejó con la palabra en la boca, con una sensación de no haberme expresado adecuadamente. Algo absorto aún, me acerqué  a mi biblioteca y retiré nuestra Carta Magna, buscando en ella el artículo respectivo que me permitiera reafirmarme en las expresiones vertidas ante mi cándido interlocutor.

 

Y efectivamente, ¡Ahí estaba!, en la Constitución Política del Perú y lo transcribo para que no existan dudas:”Artículo Nº 17º.- La educación inicial, primaria y secundaria son obligatorias. En las instituciones del Estado, la educación es gratuita. En las universidades públicas el Estado garantiza el derecho a educarse gratuitamente a los alumnos que mantengan un rendimiento satisfactorio y no cuenten con los recursos económicos necesarios para cubrir los costos de educación…”

 

Luego de la lectura hice una reflexión acerca de si estos enunciados se ajustaban a la realidad. En primer lugar se afirma que “la educación inicial, primaria y secundaria son obligatorias”. En la práctica y a pesar de los esfuerzos del Estado aún existen en el Perú muchos casos de analfabetismo y deserción escolar por diversas causas tales como: pobreza extrema, hogares disfuncionales, lejanía de las instituciones educativas como es el caso de muchos pueblos de la sierra y selva, etc.

 

En segundo lugar el citado articulo constitucional indica:” En las instituciones del Estado, la educación es gratuita”. En la práctica se hacen pagos diversos a las instituciones educativas, por concepto de matrícula, cuotas para las Asociaciones de Padres de Familia (APAFA) y otros mas, además los padres efectuamos diversos gastos tales como: compra de útiles escolares, uniformes, refrigerios; pasajes, propinas, materiales para trabajos individuales o grupales, etc. Todo ello en el presupuesto familiar mensual representa un rubro más a tener en cuenta. Inclusive los sueldos de los profesores y lo que invierte el Estado en las instituciones educativas, proviene del pago de nuestros impuestos.

 

Un tercer aspecto del articulo antes mencionado, está referido a que: “…en las universidades públicas el Estado garantiza el derecho a educarse gratuitamente a los alumnos que mantengan un rendimiento satisfactorio y no cuenten con los recursos económicos necesarios para cubrir los costos de educación”. Según mi experiencia personal, esto no se cumplió cuando estudié en la universidad pública y por el contrario me demandó muchos gastos que tuve que cubrir con mi propio peculio, por lo cual en la educación superior universitaria también se tiene que gastar, para poder estudiar y llegar a tener una profesión.

 

Y con estas reflexiones le doy la razón a mi hijo: La educación no es gratuita. Por lo tanto lo establecido en el articulo 17º de la Constitución Política del Perú resulta ser un texto un tanto declarativo, aún si la intención de quienes lo redactaron haya sido buena. De todos modos los padres, adicionalmente a lo que brinde el Estado, estamos en la obligación moral de seguir invirtiendo en la educación de nuestros hijos, dedicarles también parte de nuestro tiempo, que también cuesta y, lo mas importante: darles el mejor ejemplo, ya que la educación como proceso que busca el desarrollo integral del ser humano, empieza en el hogar y continua durante toda la vida.


Publicado por raulcornejo @ 16:36  | Educaci?n
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 03 de abril de 2011 | 13:05

Tiene razon, especialmente al afirmar que es una inversion, ya que de ello dependera el futuro de los hijos. Finalmente los padres solo deseamos que nuestros hijos sean autonomos y responsables con su propia vida. Buen articulo.