Jueves, 27 de agosto de 2009

Escribe: Raúl Cornejo Coa

Era un dia sábado del mes de agosto, cuando muy temprano y conduciendo una motocicleta, me dirigía a cumplir unos asuntos particulares lo que me obligó a realizar un recorrido por diversos puntos de la ciudad de Iquitos. Esto me me permitió constatar el entusiasmo imperante en una parte de la población de Iquitos, que a primeras horas del día y con los primeros rayos del imponente astro rey,  sale a caminar y trotar por las calles y plazas a manera de ejercicio.

En primer lugar por la Avenida La Marina, al extremo norte de esta cálida y acogedora ciudad del oriente peruano, avanzaban al trote, con ropa deportiva y en correcta formación, el personal de la Policía Nacional del Perú encabezados por su General junto a sus oficiales y suboficiales varones y mujeres, desde los mas jóvenes hasta de reciente egreso de la Escuela de Formación, hasta los mas antiguos con varios años de servicios. Todos avanzaban formando grupos compactos y entonando cánticos policiales, siguiendo las frases vertidas por un oficial instructor, respirando todos el aire fresco de la mañana que llenaba los pulmones y acentuaba la respiración, vitalizando el organismo humano con ese fluido vital y dando lugar a la transpiración que recorría los rostros enrojecidos y mojaba las prendas deportivas.

En la parte céntrica, estando ya por la plaza de armas de la ciudad, pude apreciar varias personas que realizaban trotes y caminatas alrededor de dicha plaza, inclusive algunos eran turistas. Un poco mas al sur, en la plaza 28 de julio, otro grupo de personas realizaban lo mismo, habían parejas de esposos, algunos con sus menores hijos e inclusive con sus mascotas que tambien acompañaban durante la realización de ejercicios; en la parte central de dicha plaza, habian dos grupos de jovenes realizando prácticas de un baile tradicional y otro grupo algunas dinamicas grupales o de teatro, al parecer eran estudiantes universitarios con sus profesoras, realizando alguna actividad de extensión al aire libre y aprovechando un tiempo libre.

Un poco mas tarde continué mi recorrido por el lado sur de la ciudad, exactamente por la avenida Quiñones y estando a la altura de la  Universidad Científica del Perú, caminaban con evidente entusiasmo, por el costado de la vía y en dirección al Aeropuerto Internacional “Francisco Secada Vignetta”, un grupo de personas de la tercera edad. Por las inscripciones de algunos polos se deduce que serian de un Programa de Adulto Mayor de la Posta Médica de Morona Cocha, los mismos que se encontraban acompañados por enfermeras para brindarles atención en caso necesario.

Estas caminatas y programas en beneficio de nuestros queridos ancianitos, también se desarrollan por el Seguro Social (EsSalud) y otros establecimientos del Ministerio de Salud como los Hospitales y Postas Médicas, así como por las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, por lo cual cabe destacar los esfuerzos y la atención que se les brinda a quienes dedicaron todos sus esfuerzos en bien de sus seres queridos y en esta etapa especial de su vida merecen ser atendidos con la mayor dedicación posible.

Y como no podían faltar los niños y adolescentes, mas al sur de la misma Avenida Quiñones, avanzaban caminando una buena cantidad de alumnas de la Institución Educativa “Nuestra Señora de Fátima”, quienes enrumbaron luego por la carretera que lleva al Centro Poblado de Santa Clara, guiados por sus profesores y profesoras, vistiendo todos, sus uniformes característicos de educación física. Era evidente la alegría de las niñas de la indicada Institución Educativa durante la caminata, ya que mientras se desplazaban iban departiendo con sus compañeras y profesoras, también apreciaban con mayor detenimiento los negocios, los locales de las instituciones ubicadas a lo largo de la avenida, la Plaza de San Juan, etc. y al ingresar a la carretera a Santa Clara vieron de cerca la pista de aterrizaje del Aeropuerto Internacional, los aserraderos, la vegetación, etc.

Caminar es la forma más natural de hacer ejercicio y es fácil, segura y económica. Quizá por la rutina diaria y la falta de tiempo, las personas adultas muchas veces hacemos excesivo uso de los vehículos motorizados para movilizarnos aun a distancias cortas, mejor sería caminar la máxima cantidad posible de tiempo al realizar nuestras actividades para evitar en cierto modo el sedentarismo a que nos lleva la vida moderna. Mucho mejor si se camina a paso rápido, para potenciar la condición cardiorrespiratoria.  

En cuanto al trote esta es la forma más popular de ejercicio aeróbico y al igual que la caminata, es una forma disponible de hacer ejercicio sin mayor costo, ya que solo se requiere de una ropa cómoda y unas zapatillas adecuadas, teniendo en nuestra ciudad diversos lugares donde se puede practicar, como son: el estadio Max Augustín, el parque zonal, alrededor de algunas plazas públicas, las avenidas, carreteras, campos deportivos, etc.

Los beneficios de caminar y trotar son muchos, por ejemplo permite una mejora en el funcionamiento del corazón, activa y potencia la circulación sanguínea, genera la eliminación de toxinas a través del sudor, fortalece los músculos, etc.; asimismo despeja la mente y nos aleja del estrés permitiendo la relajación del cuerpo de manera natural y no dañando el organismo como lo hacen las bebidas alcohólicas. Todo ello permite mejorar nuestra salud y por ende nuestra condición de vida, lo cual repercute positivamente en el ámbito laboral, familiar y social.

Saludo y felicito a los promotores de la realización de estas caminatas y trotes que son formas de ejercicio físico. Sirva además este artículo para motivar a los directivos de las diversas instituciones públicas y privadas para que regularmente desarrollen o sigan desarrollando estas actividades en bien de la salud de sus trabajadores. De igual modo en las instituciones educativas y universidades cada cierto tiempo se podrían programar estos trotes o caminatas masivas para bien de la salud de los estudiantes y profesores.


Publicado por raulcornejo @ 19:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios