Mi?rcoles, 01 de febrero de 2012

Por: Raúl Cornejo Coa -

Son dos palabras de corta escritura, pero, de significado profundo y que muchas veces nos cuesta mucho pronunciarlas. Y es que en los tiempos actuales, donde se va dejando de lado la comunicación de persona a persona y la expresión sincera de los afectos en la interacción diaria, se presta mayor importancia a las necesidades materiales en desmedro de las necesidades espirituales y la salud mental de las personas.

Como seres humanos, tenemos algunas virtudes y muchos defectos. Estos últimos en parte son desconocidos para nosotros mismos, pero, las demás personas los perciben fácilmente. De ahí que se afirme que “nuestros defectos son como nuestros malos olores: a todos les molestan y nosotros ni nos damos cuenta”. Por esos defectos que se pueden entender como acciones u omisiones, que de algún modo hayan podido ofender o causar algún daño involuntario a otras personas es que, hago un alto en mi vida para reflexionar y de corazón mediante estas líneas, haciendo un ejercicio de contricción, pido perdón.

Pido perdón a Dios, por algún momento en que pude haber renegado o dudado de su amor y protección, debido a los diversos infortunios de la vida, principalmente los que significaron la inesperada partida sin retorno de mi padre y después de una sobrina muy querida, sin haber considerado en tales momentos de dolor que Él, nuestro creador, en su magnanimidad no desea ni causa las desgracias de quienes son su creación.

Pido perdón a mis padres, por no haberles expresado como quizá hubieran querido, mi afecto y agradecimiento. También si es que en algún momento les haya hecho sentirse juzgados e incomprendidos durante mi adolescencia y juventud, sin que yo quizá haya tenido en cuenta que a pesar de sus múltiples carencias y limitaciones, lo único que hicieron fue brindar amor y dedicar todos sus esfuerzos para que sus hijos sean buenas personas. Ahora que soy padre, los entiendo y comprendo que siendo jóvenes, a veces  juzgamos a nuestros progenitores llevados por los ímpetus propios de la edad.

Pido perdón a mi esposa y a mis hijos, por los periodos de tiempo en que anteriormente no estuve con ellos debido a las particularidades del trabajo. También por algunas acciones, palabras o silencios míos que pudieran haberles afectado, por no darles toda la atención que quisieran, por no colmar quizá sus expectativas y por no haber estado en algún momento en que me hayan necesitado de verdad.

Pido perdón a mis hermanos, sobrinos, demás familiares, amigos, colegas, estudiantes y otras personas más, por si en algo les haya podido haber fallado o decepcionado. También pido perdón a las personas que de verdad me hayan amado en mi juventud y de quienes me aleje por los vaivenes de la vida, por quizá haberles generado expectativas, por las primaverales promesas incumplidas, por todo el detrimento que involuntariamente les pueda haber causado.

Pero, también doy gracias. Gracias a Dios, por permitirme día a día el don de la vida, por haberme dado los mejores padres y familia, por alimentar e iluminar mi espíritu, por hacerme un instrumento de su amor, por guiar mis actos y mi vida con el inmensurable ejemplo de Jesús, su hijo único; por haber nacido en una patria hermosa e incomparable llamada Perú, plena de riquezas naturales, con una gran diversidad étnica, geográfica y cultural e incomparable gastronomía.

Doy gracias a mis padres. Por todo lo que me brindaron: su amor incondicional, sus esfuerzos, sus desvelos, sus preocupaciones y su ejemplo de vida pleno de trabajo y dedicación a sus hijos. Por tenerme presente siempre en sus oraciones aquí y en el reino del Señor, por haberme formado con valores morales y fe en Dios. También por las carencias que tuve estando con ellos, pero, que en el camino de la vida me sirvieron para valorarme, esforzarme y alcanzar progresivamente mis propios y modestos triunfos y así disfrutarlos mejor que si me hubieran brindado todo, sin que me cueste esfuerzo alguno.

Doy gracias a mi esposa por su amor y comprensión que permiten sobrellevar las naturales diferencias de género, por su fortaleza, por su dedicación al hogar y la familia, por todo lo bueno o difícil que hayamos pasado anteriormente y pasaremos juntos en el otoño de la vida, si Dios lo permite. Doy gracias a mis hijos, por ser la razón y sentido de mi vida, motivo de mis esfuerzos, por ser parte y proyección de mí ser, por las alegrías y satisfacciones que me brindan.

Doy gracias a mis demás familiares, amigos, colegas de trabajo, estudiantes y a todas aquellas personas a quienes el destino cruzó en mi vida; por sus enseñanzas de vida, por su ayuda, colaboración, comprensión, aporte y todo aquello que me haya permitido crecer como ser humano. También doy gracias a quienes no les haya simpatizado, por haberme permitido practicar la tolerancia, ya que las relaciones interpersonales son así de complejas, lo cual me sirve para entender que como seres humanos somos diferentes y por tanto podemos concebir la vida desde diversos ángulos.

Finalmente, me dirijo a todas aquellas personas de la amazónica ciudad de Iquitos, del Perú y de otros países que, aunque no las conozca personalmente, acceden a mi blog mediante Internet. De corazón les doy las gracias a todos: conocidos y no conocidos, familiares y amigos, varones y mujeres, jóvenes y adultos, por leer esta catarsis personal, así como mis otros artículos.  Gracias a todos, gracias, muchísimas gracias.


Publicado por raulcornejo @ 22:14  | Reflexiones
Comentarios (28)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 01 de febrero de 2012 | 22:28

Kitty Yo tambien quiero liberarme de mis pesares. Graciaaaaaaaaaaaas.

Publicado por Invitado
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 10:36

DOS PALABRAS QUE ES DIFICIL EXPRESARLE, PERO SON LAS PALABRAS QUE REALMENTE LIBERAN TU ALMA Gui?o SANDRA TAMANI SILVANO - CEPEA

Publicado por ENCARNA DEL AGUILA
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 11:35

El perdonar es gran expresion del verdadero amor, no importa cuanto dolor dos hayan causado.

Publicado por encarna del aguila
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 12:10

Y decir gracias, es la mejor palabra que de nuestra boca pude salir. Practiquemos el decir gracias diariamente.

Publicado por PALMIR CORDOVA
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 14:08

EL PEDIR PERDON DE CORAZON TE LIBERA ESPIRITUALMENTE. Y GRACIAS ES LO QUE DEBEMOS DAR SIEMPRE A DIOS POR TODO. DECIR A TODOS ESA PALABRA MÀGICA.

Publicado por Rosa Mallea
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 17:06

El saber pedir perdon es una gran virtud y hace que vivas tranquilamente contigo misma, el saber perdonar es una palabra tan corta, pero significativa que despide mucho amor y sinceridad. 

Publicado por flor mirtila cepea
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 19:21
el pedir perdon con sinceridad, te hace sentir un gran alivio en el alma y el decir gracias una gran satisfaccion
Publicado por Jesus Bardales CEPEA
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 20:27
No solo es pedir perdón o decir gracias ... hay que ser honestos
Publicado por MONICA VASQUEZ LOPEZ
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 20:31

DOS PALABRAS QUE DEMUESTRAN HUMILDAD

Publicado por Carmen Jesus
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 20:40

DOS PALABRAS QUE DEBEN SER DICHAS CON SINCERIDAD

 

 

 

 

 

Publicado por Gloria Vela
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 20:49

Dos palabras que deben ser dichas de corazón

Publicado por Gloria Vela
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 20:54

Dos palabras que deben ser dichas de corazón

Publicado por cecilia vallejos
Jueves, 02 de febrero de 2012 | 21:13

el perdonar hace que reflexionemos y veamos la vida de otra manera.o

el decir gracias es la palabra que debemos decir diariamente y dar gracias a  Dios po toda las cosas que tenemos.

 

Publicado por maria gil delgado
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 10:44

DECIR PERDON O PERDONAR ES LO MAS LINDO DE LA VIDA XQ NO SABEMOS CUANDO LASTIMAMOS A LOS DEMAS Y UN AGRADECIMIENTO JAMAS TE DEBES OLVIDAR DE DECIR

Publicado por MARIA GIL DELGADO
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 11:24

DOS PALABRAS CON UN GRAN SIGNIFICADO GRANDE Y VALIOSO Q TE SALE DEL CORAZON Y DE TU ALMA.

Publicado por MARIA GIL DELGADO
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 12:22

DOS PALABRAS QUE TE SALEN DEL CORAZON Y DE TU ALMA PARA COMPARTIR CON TODOS

Publicado por TIRZA BARBARAN CEPEA
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 15:21

yo solo puedo pedir perdon a DIOS por mis malos actos y gracias  a todas las personas que me estiman de verdad sin hipocrecía.

Publicado por Elda Valcarcel
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 15:48

El reconocer donde estamos fallando, el pedir perdon y dar gracias, nos permite desarrollarnos y seguir creciendo como personas...

Publicado por deyssi fasanando cachique
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 18:26
Publicado por deyssi fasanando
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 18:44

pedir perdon significa una nueva vida sin culpa ni rencor pedir perdon es sentirlo de corazon

Publicado por deyssi fasanando
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 18:52

la palabra gracias es el reconocimiento y la mejor forma de demostrar que valoras su ayuda  

Publicado por Yolanda Guerrero CEPEA
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 22:28

Perdonar nace de espíritus nobles, ya que somos humanos lo merecemos. Agradecer es la mejor muestra de humildad del ser humano con sus semejantes. Gran ejemplo.

Publicado por Lady Diana Tapullima
Viernes, 03 de febrero de 2012 | 22:29

Palabras que demuestran Humildad sincera y de corazón. 

Publicado por Invitado
S?bado, 04 de febrero de 2012 | 1:02

Que bien que las palabras perdón y gracias sean difíciles de decirlos, para que cuando alguien lo haga, sea con el corazón ¿¿¿¿????

Raquel Mendoza Reátegui

Publicado por Ana Tapullima
S?bado, 04 de febrero de 2012 | 11:17

Dos palabras en la vida que enriquecen y dan paz y tranquilidad espiritual

Publicado por Leice del Carmen Lopez
S?bado, 04 de febrero de 2012 | 14:24

Dos palabras que siempre debemos de mencionar en nuestra vida, para sentirnos en paz con nosotros mismo

 

Publicado por Maria Ines Tanchiva
S?bado, 04 de febrero de 2012 | 14:31

El perdon es una palabra dirigida solo para Dios y los padres y gracia para todas las que tengo la dicha de conocerles

Publicado por VIVIANE PEREZ
S?bado, 04 de febrero de 2012 | 15:05

DOS PALABRAS FACILES Y SENCILLAS DE PRONUNCIAR Y EXPRESAR, NOS LIBERA Y ABRE LAS PUERTAS DEL CORAZÓN, MAS AUN CUANDO DAMOS GRACIAS POR TODO LO BUENO Y LO MALO QUE NOS TOCÓ VIVIR Y PERDONAMOS PARA OLVIDAR