Mi?rcoles, 15 de agosto de 2012

Era la época, hace años atrás, en que me encontraba cumpliendo el servicio militar en el Ejército del Perú y formaba parte del Batallón de Ingeniería N° 3 del Cuartel “Mariano Bustamante” de la ciudad de Arequipa. Nos encontrábamos en horas de la mañana en el patio de formación ensayando para la ceremonia dominical de izamiento del pabellón nacional en la plaza de armas de la ciudad. Corría el mes de agosto y el límpido cielo azul coronaba la majestuosa ciudad rodeada de sus tres imponentes volcanes y el aire fresco y puro llenaba nuestros pulmones juveniles, haciéndonos sentir plenos de patriotismo y entusiasmo.

Casi al finalizar el ensayo se hizo presente el jefe de unidad, en ese entonces el Teniente Coronel E.P. Alejandro Wendorff Rodriguez del arma de Ingeniería, natural de Moquegua. Luego de escucharnos cantar el Himno de Arequipa y luego el Himno Nacional del Perú, se acercó al batallón de soldados y con el rostro adusto y levantando la voz a manera de llamada de atención nos dijo:

-     ¡Caramba¡ estos arequipeños, parece que no fueran peruanos porque cantan más fuerte el Himno de Arequipa que el Himno Nacional.

Y ordenó al Capitán que dirigía el ensayo que sigamos practicando. En realidad ambos himnos los cantábamos con igual fuerza y entusiasmo, pero, quizá el Himno de Arequipa lo sentíamos más por estar muy arraigado e interiorizado desde nuestra niñez, porque a través del tiempo nuestros profesores, nuestros padres y las personas mayores nos enseñaban sobre la cultura de Arequipa, su historia, sus tradiciones, su gastronomía incomparable y todo lo que representaba nuestra tierra.

"Entonemos un himno de gloria, a la blanca y heroica ciudad.  Cuatro siglos forjaron su historia, del baluarte de la libertad."

 Son estas las frases del Coro, con las cuales empieza el himno de Arequipa. Solo quien haya vivido en Arequipa podría comprender el por qué los arequipeños aman a su tierra. Y es que no solo son letras melodiosas que se vierten rutinariamente al viento, sino que son significados cantados que surgen de las entrañas más profundas de nuestro ser.

La primera estrofa que es la única que normalmente se canta, empieza con el siguiente texto:

"Tierra hermosa de excelsas virtudes, nunca pierdas tu cálida fe."

 Estas palabras resaltan la hermosa y productiva campiña arequipeña, es decir los verdes campos de cultivo, su especial geografía, su cielo azul y los volcanes cubiertos de blanca nieve. Arequipa se encuentra en la parte sur del Perú y a 2345 metros sobre el nivel del mar. Es un pueblo principalmente católico que tiene como patronas a la Virgen de la Asunción y a la Virgen de Chapi que mantienen viva la fe de los creyentes.

"Que por siempre tendrás juventudes, que renueven laureles de ayer."

 Son las palabras con las que termina la primera estrofa. Como la juventud es un estado del alma, todas las personas de cualquier edad nacidas en Arequipa, desde los niños hasta los ancianos, poseen ese sentimiento de amor a la tierra que los vio nacer y enrumban sus acciones para renovar los logros de tantos ilustres arequipeños, desde Mariano Melgar hasta Mario Vargas Llosa, también de los héroes y mártires que lucharon por la independencia, al igual que muchos civiles que permitieron el fortalecimiento de la democracia y el desarrollo sociocultural, de lo cual la historia describe abundantemente.

La autoría del Himno de Arequipa se debe a Don Emilio Pardo del Valle como creador de la letra y a Don Aurelio Díaz Espinoza quien compuso la parte musical. Se estrenó oficialmente en el año 1940, inicialmente como el “Himno del Cuarto Centenario de Arequipa”, posteriormente se adoptó como “Himno Oficial de Arequipa”. Consta de un coro y tres estrofas, pero, en las ceremonias oficiales se canta solo el coro y la primera estrofa

El 15 de agosto de 1540 se realizó la fundación española de la ciudad de Arequipa y todos los años en esa fecha y en cualquier momento, los que vimos por primera vez la luz del mundo en tan incomparable lugar, al escuchar o cantar nuestro hermoso himno, las pampeñas y los yaravíes, hacemos un recuento de nuestras vivencias y disfrutamos renovando nuestras energías con ese sentimiento pleno de orgullo por nuestra querida Arequipa, ciudad emergente y la más importante del sur del Perú por el gran movimiento comercial, turístico e inmobiliario, así como por su particular y exquisita gastronomía, su clima, sus paisajes y su gente con ese modo de hablar típico, cantarino y característico.

Termino este relato indicando que también nos sentimos orgullosos de ser peruanos porque lo somos e igual cantamos con fervor el Himno Nacional, a pesar de que por ahí se diga que somos una República Independiente con su propia moneda (el characato de oro) y pasaporte incluido. El asunto es que el amor a la patria empieza desde lo profundo de nuestro ser, desde cada uno de nosotros, queriendo y sintiéndonos orgullosos de nuestro pueblo, nuestra ciudad, nuestra región, para sí expandirse a nuestro Perú y aún mas allá de las fronteras, porque en todos los confines del mundo siempre se encontrará a un arequipeño o arequipeña, cual embajador honorario de nuestra hermosa ciudad. ¡FELIZ ANIVERSARIO MI AREQUIPA Y SALUD CON UNA COPA DE ANIS NAJAR¡

------------------------------------------------------- 0000 ----------------------------------------------------

Haga clic en este enlace para ver un video del Himno de Arequipa...

https://youtu.be/hUEyx5E3Kh8


Publicado por raulcornejo @ 1:39  | Turismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios