Sábado, 27 de abril de 2013

Por: Raúl Cornejo Coa -

El amor es un sentimiento intenso, propio del ser humano, que hace que busquemos naturalmente en otra persona lo que nos completa, alegra y da energía para vivir y convivir; generando un deseo de unión para entregarse, comunicarse y crear un mundo real o imaginario. Pero, ese sentimiento así como genera felicidad, también nos puede hacer sufrir. Por ello a través del tiempo, se han escrito muchos poemas, compuesto innumerables canciones y perennizado diversos lugares en homenaje al amor. Uno de esos lugares es el Cerrito de Huajsapata, testigo de amores y desamores, según la famosa y siempre vigente canción que lleva el mismo nombre.

La canción Cerrito de Huajsapata, es un huayno tradicional de la ciudad de Puno, que lo escuché desde hace mucho tiempo atrás. Durante la etapa de mi niñez, mi padre al levantarse en las primeras horas del día, siempre sintonizaba su radio a pilas para deleitarse con la música del Perú profundo y la indicada canción era una de las que se escuchaba continuamente, por lo cual quedó grabada en mi mente. Pero, también despertó en mi cierta curiosidad por conocer el famoso cerrito, ya que la letra de la canción lo alude y expresa resignación, desprecio y orgullo por un amor perdido, con el consecuente sufrimiento, propio de uno de los extremos de ese sentimiento tan especial y a la vez controversial, como es el amor.

Con el paso del tiempo, cada vez que escuchaba la canción me imaginaba al intérprete, como en un video clip, quien en una tarde de clima frió, con el viento acariciando su rostro y el sol perdiéndose en el horizonte, subía por una pendiente bien abrigado con una gruesa casaca, con dirección al cerrito para recordar a su amada ausente. Luego de llegar a la parte alta, contemplaba el paisaje colorido que se le mostraba a la vista y se sentaba para calmar el cansancio y controlar su respiración. Seguidamente cogía su pequeño charango y con rápidos rasgueos, le extraía una sonora melodía que acompañaba a su canto sentimental, que se vertía al viento expresando así sus penas y añorando los momentos que habría pasado junto a la ausente, en el mismo lugar donde alguna vez sintió felicidad.

Recientemente realicé un viaje por el sur del Perú junto a mi familia, incluyendo en el itinerario a la ciudad de Puno, situada a orillas del inmenso Lago Titicaca. Uno de los lugares que llegamos a conocer durante una tarde, fue el Cerrito de Huajsapata, ubicado por la zona oeste y cerca de la ciudad. Actualmente se puede llegar en vehículo ya que hay una vía de acceso. En el lugar existe una buena cantidad de grandes piedras calizas de color blanco y también se encuentra un enorme monumento en honor a Manco Cápac, el primer inca del Tahuantinsuyo. El cerrito desde mucho antes es el lugar preferido de las parejas de enamorados y es continuamente visitado por los turistas y por los lugareños, siendo un mirador natural, desde donde se puede visualizar la ciudad y la bahía de Puno en toda su majestuosidad.

El Cerrito de Huajsapata además de ser un lugar turístico, forma parte de la historia y tradición de Puno. Durante la revolución encabezada por Túpac Amaru II, se produjeron enfrentamientos entre las fuerzas patriotas y realistas en Huajsapata, Azoguini y Queroni, específicamente en los meses de marzo y mayo de 1781. Asimismo todos los años, durante la época de carnaval, un extremo del cerrito especialmente acondicionado, sirve como lugar de concentración y escenario de los concursos de danzas típicas, donde participan diversas agrupaciones como pandillas, tarcadas, chacalladas y pinquilladas. Además, cada 21 de junio es tradición que las autoridades y la población de Puno suban al cerrito de Huajsapata a brindar ofrendas y venerar a la tierra (Pachamama).

En cuanto al origen del huayno “Cerrito de Huajsapata”, este habría sido compuesto entre 1920 a 1930, por lo cual es antiguo y se le considera como una de las canciones más representativas del Altiplano. Ha sido grabado por diversos grupos musicales en lengua castellana, quechua y aimara, en versiones cantadas e instrumentales. No se conoce con exactitud quien es su creador, por lo cual se atribuye la autoría de manera indistinta a las siguientes personas: Luis Narciso Chevarria, Alberto Rivarola Miranda y Carlos Eugenio Salazar Carpio. La letra y música con el paso del tiempo fueron objeto de algunos arreglos principalmente por Don Augusto Portugal Vidangos (1914-2005), un destacado músico, arreglista y prolífico compositor, natural de Puno, siendo uno de sus múltiples méritos el haber organizado y dirigido el grupo musical conocido como "La Estudiantina Cuerdas del Lago".

Luego de conocer el famoso cerrito e indagar sobre su historia, deseaba compartir con mi familia la emoción de ver interpretar en vivo dicha canción. Por tal motivo en horas de la noche asistimos a un restaurant turístico de la ciudad. Luego de ver y escuchar diversas danzas y canciones, algo estilizadas para mi gusto, pedí que el grupo musical del restaurant interprete el huayno Cerrito de Huajsapata. Una vez que empezaron a tocarlo el estado emocional de los asistentes sufrió un cambio total. Todos nos pusimos alegres y empezó el baile general, habían grupos de turistas de Japón, Canadá, Brasil y Estados Unidos y aunque no entendían la letra, bailaron a su modo al compás de la música y disfrutaron con la canción que es rítmica, brillante y agradable al oído, por ello es considerada como el segundo himno de Puno. Comparto esta grata experiencia sensorial y los invito a conocer Puno y las maravillas de nuestro Perú.

---------------------------------------------------------------------------
LETRA:
CERRITO DE HUAJSAPATA
 
Cerrito de Huajsapata
testigo de mis amores      (bis)
tú no más estas sabiendo
la vida que voy pasando.  (bis)
 
Un besito y un abrazo
a cualquiera se le da    (bis)
al rico por su dinero
y al pobre por su cariño. (bis)
 
Te acuerdas cuando en las tardes
contemplaba tu hermosura  (bis)
desparramada la dicha
naufragada la esperanza.    (bis)
 
Baila no más vida mía
baila que te pagaré        (bis)
una rosa en las manos
y un clavel en cada pié. (bis)
 
Con tus flores amarillas
cerrito de Huajsapata     (bis)
olvidaré para siempre
el nombre de aquella ingrata.  (bis)
------------------------------------------------------
Versión instrumental Estudiantina Cuerdas del Lago: http://www.youtube.com/watch?v=g90dReMPiAI
Visualiza la versión cantada por Nieves Alvarado:  http://www.youtube.com/watch?v=5vhHM8YLOiE
Version MP3 del Grupo Sillustani: http://www.musicapuno.com/album/58/sillustani/saudades

TE INVITO A ESCRIBIR UN COMENTARIO:


Publicado por raulcornejo @ 20:13  | Turismo
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por El Danzante
Jueves, 02 de mayo de 2013 | 16:00
Lindo huaynito.