Martes, 26 de julio de 2016

Por: Raúl Cornejo Coa –

En la ciudad de Iquitos, como en todas las ciudades y pueblos del Perú, durante los días previos al aniversario patrio se realizan los desfiles escolares, donde los niños y adolescentes desfilan con gran emoción y gallardía, evidenciando el entusiasmo propio de su edad, el cual sin embargo, es cuestionado por algunas personas que se expresan en contra, ya que según ellos, esos desfiles “alientan el militarismo”, “solo sirve para perder tiempo” y “no aportan en nada a la educación”, ante ello cabría preguntarse: ¿deben suprimirse los desfiles escolares?

Ante la fuerte influencia negativa de varios programas de TV y los males sociales de la actualidad, los niños y adolescentes necesitan contar con actividades que los mantengan positivamente ocupados y que ayuden a su desarrollo personal, para lo cual existe una programación anual de diversas actividades escolares que se van ejecutando en las instituciones educativas durante el año, siendo una de ellas el desfile escolar interno previo a las fiestas patrias, que se alterna con pasajes de la historia del Perú y estampas culturales, en un marco pleno de peruanidad.

Los desfiles escolares permiten a los estudiantes: promover la integración con sus pares, generar identidad regional y nacional, avivar la conciencia histórica, desarrollar la coordinación motora, internalizar más la disciplina personal, aprender a trabajar colaborativamente y a esforzarse para lograr objetivos en la vida; siendo además una manera práctica de hacerles vivenciar los valores cívicos, tan venidos a menos en estos últimos tiempos. Esto también genera integración y compromiso en los directivos y docentes de cada institución educativa.

A esta fiesta patriótica también se suman los padres de familia y especialmente las mamás quienes emocionadas y orgullosas ven desfilar por primera vez a sus menores hijos en inicial y primaria, o los ven pasar por las tribunas vestidos con atuendos típicos propios de la ocasión. En los adolescentes de secundaria se vive más la marcialidad en los desfiles y para hacer una buena presentación, cuando hay competencia entre instituciones educativas, se prepararan con anticipación para llegar a la fase final y tratar de obtener el primer puesto, así aprenden que para lograr un objetivo hay que esforzarse.

Entonces ante la pregunta planteada, considero que los desfiles escolares si deben continuar realizándose en las instituciones educativas, ya que constituyen una actividad positiva y una sana competencia que permite hacer vivenciar a los estudiantes los valores cívicos y el patriotismo, además promueven la integración, la interacción y la plena identificación de todos quienes conforman la comunidad educativa (directivos, docentes, trabajadores, estudiantes y padres de familia), siendo los más entusiastas los niños y adolescentes, nuestros queridos y apreciados estudiantes.


Publicado por raulcornejo @ 9:30  | Educaci?n
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios